jueves, 14 de mayo de 2009

A Luna, mi amiga más que mascota, que ayer se fue


Ayer tuvo que decir adiós

dejándonos un nudo en la misma boca

del estomago,

ayer marchó mi amiga

y nos quedó a todos arrasados.


Fuiste la primera, capricho de una niña

emocionada entonces,

luego ibas abriendo puertas,

ayudando a subir a mi amigo escalones.


Tengo los ojos anudados por el agua,

la boca seca sin tu presencia,

los brazos rotos sin tus caricias

y en mi regazo noto tu falta sin tregua.

No volverás a atascar más la impresora

y ya no noto tu tranquilizadora presencia,

las largas tardes serán más largas

y faltará tu lomo junto a mis piernas.


No sé donde has ido

pero espero volver a verte algún día,

intuyo que jugaremos en mis sueños

devolviéndome parte de alegría.

Nunca pudiste leer, ¡obvio!

Pero cuando yo leía me observabas

y parecía que hasta entendías metáforas

rompiendo las que no te gustaban.


No te sentarás más en el teclado

ni delante de la pantalla

pero para siempre te has sentado en mi alma.

20 comentarios:

Ana dijo...

Manolo...Lo siento...Yo tengo una perrita que se sentaba(cuando era un cachorrito) encima mía cuando yo leía, y parecía leer...Y quiero tardar mucho en sentir lo que tu sientes hoy. Precioso homenaje...
Muchos besos poeta.

E.P.E. dijo...

Tristes letras amigo en las que expresas tu sentir por una ausencia, un sentimiento puro hecho poesía, un saludo de corazón.

Arwen dijo...

Lo siento mucho Manolo se quiere mucho a los animles se hacen parte de la familia, te llegan a comprender de una forma increible...a veces me sorprendo con mis perros y mis gatos...como entienden todo lo que digo...son amigos son compañeros del alma...me ha gustado mucho la poesia ese homenaje precioso a tu amiga, desde el paraiso de los animales seguro esta muy feliz...besitosss

Ro dijo...

Bonitas palabras para despedir a una amiga. El cariño que pueden llegar a darte los animales es increible.
Lo siento. Un beso.

mimbre dijo...

Hola Manolo…
Me llevaste a la niñez de mis hijos- el menor tiene 28 años hoy día-
cuando me preguntaron – porque los animales no hablan, papá-
Ellos hablan, pero no emiten palabras, respondí yo, fíjense que
cuando quieren que los acaricies, simplemente se acercan a sus
piernas, no necesitan hablar… En su momento, el gatito se fue
su restos descansan al pie de un árbol en el fondo de la casa.
Un abrazo
Osvaldo

Anabel Botella dijo...

Pues seguro que esté donde esté, Luna sentiré estos versos tan bonitos. Seguro que se ha sido una perra feliz a vuestro lado, de eso no me cabe ninguna duda.
Saludos desde La ventana de los sueños.

impersonem dijo...

Manolo, lo siento,recibe un sentido abrazo desde la más profunda comprensión de lo que dices en tu poema; a nosotros se nos fue nuestra perra, siempre fue como una hija, en julio del año pasado y no logramos superarlo...con lágrimas en los ojos un fuerte abrazo.

Pequeños Soles de Noe dijo...

Querido Manolo, estas palabras las siento como propias.
Lamento lo sucedido con Luna, se extrañan pero siempre están en nuestro corazón
Un beso
Noe

te invito
http://losotrossolesdenoe.blogspot.com/

Noah dijo...

Jolín Manolo, me has hecho llorar. Las lágrimas resbalan por mis mejillas. Yo también he tenido mascotas especiales a las que se quiere con todo el alma.
Magnífico lo de "No te sentarás más en el teclado ni delante de la pantalla pero para siempre te has sentado en mi alma"

Siento muchísimo la pérdida de Luna. Seguro que ella os está viendo desde donde esté y os espera para arrullaros algún día muy lejano.

Más que nunca, un cálido abrazo de Noah.

Maat dijo...

Hola Manolo. Siento lo de Luna. Estoy segura que ha sido una afortunada viviendo con vosotros.
Te voy a contar una cosa. Verás,yo no tengo perro en casa, pero como si lo tuviera. Los vecinos de al lado tienen una perra y para desgracia suya la dejan muchos días todo el día sola. Ladra sin descanso, hasta alterarme a mi los nervios. El ladrido continúo y saber que un animal está sufriendo, me puede.
Entonces, me voy a la puerta de su casa y le dejo un viejo transistor en marcha. Al oir música se calla. Hay veces que le digo alguna cosa a través de la puerta y entonces, deja de ladrar y me llora, como diciendo: "mira lo que me ha pasado, me han dejado sola". Si alguien me viera, hablando con una perra a través de una puerta, pensaría que estoy un poco "pallá".
Pero asi consigo que no ladre y yo estoy más tranquila.
Hemos intentado hablar con sus dueños. Pero no puedo reproducir sus palabras, por educación. No son civilizados.
Lo más gracioso de todo es que esa perra no me ve. Pero cuando coincido con ella alguna de las veces que la sacan a paseo, el rabo lo mueve que un día le caerá del cuerpo. Me conoce. Y es como si me diera las gracias... Alucinante.

Perdona la extensión de mi comentario Manolo.

Te mando un fuerte abrazo y muchos ánimos. Has escrito un bello poema para Luna.

Maat

Annick dijo...

Cuantas alegrias nos dan su compañia y cuanto dolor su perdida.Todos los amantes de animales sentimos tu tristeza.

Saludos desde Malaga.

MiLaGroS dijo...

Manolo. muy bonito y entrañable.
Para siempre te has quedado en mi alma.
Besos. milagros

Rita dijo...

Cuanto lo siento Manolo, y cuanto te entiendo, he tenido que decir adios a varios perritos, ahora tengo perro y gato, mi gato se llama Lao y es muy especial, un gato es especial, creo que cuando se vaya también sufriré de forma especial, te entiendo amigo y te acompaño en tu pena, un abrazo

pande... dijo...

Vaya, Manolo como lo siento, en su día cuando se fueron mis perros y gatos bien que lo sentí, y ahora me he hecho alérgica a su epítelio y no puedeo tenerlos, bien nobles y con sentimientos que tienen.

Gracias por tus palabras en mi blog, pues ya ves a quién yo quiero pasa de mí, pero bueno... Qué le vamos a hacer, en mi existe el sentimiento y nadie puede prohibirme nada de nada.

Un fuerte abrazo.

P.D. No recuerdo si te sigo, voy a intentar seguirte pero como María Teresa, como pande ya tengo agotado el cupo.

*Luna dijo...

Hola cielo siento mucho la falta de Luna, ademas hacen tanta compañia tu poema es lindo
un beso desde mi Luna

Celia dijo...

Hola Manolo.
No sabes cuanto siento que tu Luna se haya marchado.
Adoro los animales. Y sé la tristeza que dejan cuando parten. Imagino que en algún lugar, su Energía seguirá viviendo. Como todos los que vivimos en la tierra.
Ánimo y un abrazo muy fuerte. El poema ¿Qué te voy a decir de una joya? Pues... que reluce.

Paula (Bera) dijo...

Manolo, querido amigo, lamento lo de Luna.
Entiendo tu pena porque ellos ya no son mascotas, sino parte de la familia.
Te mando un fuerte abrazo, y te acompaño en ésta que es dura y triste.

Sil dijo...

Nunca pudiste leer, ¡obvio!
Pero cuando yo leía me observabas
y parecía que hasta entendías metáforas
rompiendo las que no te gustaban....¨
--------------------------------
No puedo expresar palabra, excepto seguir admirando tu manera de transmitir sensaciones y emociones.
ABRAZOS MUY MUY GIGANTES ( de los que intentan curar)

Rafa dijo...

¿Que decir?
No se marcha una amiga tan solo.
¿Que decir?
¿Cómo llenar ese hueco?
Las caricias esculpidas en su lomo
deben rozar aun la piel, dedos
de tantos que la quisieron.
Desde hoy mis lecturas
difieren. ¿ Faltará misterio?
No, sigue el maestro,
gracias a Dios,
conserva sus versos.
Mas sabré que siempre,
siempre,
a pesar de su espina
clavada en su pecho,
no defrauda y labora
parsimonioso.
Estate tranquila,
descansa,
amiga de mi amigo.
Tambien yo te lloro,
no diré que te quiero.
llego ga tarde.
Debiera.

Anouna dijo...

Manolo, estoy de visita donde mi hermana, y siempre vengo a tu blog para ver lo que has publicado, me gusta pues me interpretas en todos tus temas, claro que tu forma de contarlos es unica y con ellos me enseñas.
Mientras fueron creciendo mis hijos, también se dió el paso de tener una mascota, ¿cómo negarle un conejo a una niña? y bueno también, pájaros, ardillas, gatos, y hasta un grillo???!!!!
y con cada uno hemos llorado su partida. Te entiendo la sensibilidad, pues yo lloro a mares cuando uno de mis pequeños se aleja. Tengo muchas historias escritas de mis hermoso bebes mascotas, soy una sensiblota, que muere un poco con cada uno de ellos. Es cierto, ahora jugaran en nuestros sueños. Un abrazo, mi corazón junto al tuyo.