lunes, 27 de diciembre de 2010

Exploto



hoy es un fiero reflejo de esa nieve
sorbiendo el aparcamiento
hoy todo es monótono y uniforme
como un cielo sin nubes que lo escriban
hoy ando sobre cientos de esqueletos
que me hacen cosquillas con sus huesos descarnados

y de repente

estallo en una lluvia de fuego
que pugna por perpetuarse repetida
soy un abanico de color
que exorciza la noche milenaria
irradio desde el centro
tantas ideas locas que nunca mueren
renazco de tanto humo
que asoló las esferas cuadriformes


de repente…

he pensando…

que nunca me faltarías

lunes, 20 de diciembre de 2010

Llovizna al Oeste



retumban las luces contra el césped manchado
un sacerdote hace trampas al póker
siempre gana un ángel transparente con el que luego
                                                            reparte las inicuas monedas

el tren no para ya en esta estación
los mineros se han reconvertido en parteras solícitas
y un guante de seda hipa descompuesto
¿llorarás tal vez?
no escucharé música alemana
rompamos los calendarios  hagamos de ellos abanicos
o las vacas robarán la merienda a los mendigos
una pintura circular asfixia la oscuridad
las lanzas las astas los colmillos los desgarros
los volcanes los incendios los cráteres
el cuchillo roto sin filo sin mango
soledad a fin de cuentas en cada vestido de seda salvaje

solamente tus tejanos y tus botas — manchadas de barro —
consiguen hacer frente a esta levedad interminable
mañana volveré a encender el sol a pesar de todo

lunes, 13 de diciembre de 2010

Vida escombros ruinas



Áta mi sombra a mis pies
une esta diáspora de años y sentimientos
átala
con bramante
con esparto
con cáñamo
con perlas naturales
con algo que dure más que el instante
en el que me pierdo cada despertar
con algo tan eterno como la sonrisa de un niño
con algo tan fugaz como la sonrisa de un niño

Áta mi vida
difumina los iris en lagos eternos
antes que a Ulises le salgan canas
antes que el coche recogedor de locos vagabundos
atisbe mis pasos indoloros
antes que el lacero se encapriche con
                                                                       estos dedos de bailarina
y tanta sangre italiana amamantando arquitectos de la nada

Átame la desesperanza No soporto
el barro que cae sobre mis zapatos
no soporto olvidar

 que siempre
se libró una batalla
dónde ahora hay escombros
y antes hubo ruinas

viernes, 5 de noviembre de 2010

Descanso Batalla



rosa de papel sobre el espejo
naranjas los cuadros
calor en el blanco hasta explotar
vaca pura a los pies
abanicos de cristal coloreando luz
paredes transparentes descorchando la mañana
Luis XVI para descalzarse
forja y mármol y libros y aroma
presencia que anidas en cada rincón
charco de sábanas donde nos ahogamos
un beso resume la ternura

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Hábitat mortífero



sangran las nubes al mirarnos
¡hicimos tantos números primos!
sangran las nubes recorriendo hombros
que ya no son recipientes ni geranios

la curva frontera sur
la curva al norte de las llamas
la curva donde resbala saliva
esa curva sonrisa de la cintura
también sangra
cuando la cuentan  — en el ultramarinos —
que cortaron mis manos
por equilibrar eso que llaman
ecosistema eficiente

lunes, 1 de noviembre de 2010

Ninfa gentile



diecitantos años y esa melena sonriente
veintitantos años y ese sangrar por las ingles
pasaron tantas aguas
pasaron tantos vientos meciendo higueras
pasaron tantas horas como promesas ardientes

las ovejas y las máquinas de coser se oxidaron
los ágiles dedos pasaron hojas y hojas
en vez de enredarse como ovillos de perlé
                                       banderas en el reloj
                      risas domesticando el puente
detrás de la iglesia                                                 detrás

hombros que ahora son de agua recia
pecho que sigue llamando al labio y la saliva
palabras que permanecen inalteradas

llegará el invierno blanqueando médulas
llegará la noche rozando silencios
mas ¿dónde están los suspiros que arrancábamos?

viernes, 29 de octubre de 2010

Futuro Pretérito



vestiré de amarillo para abrazar tus piernas
desnudaré mis manos
talladas de imposibles
cinceladas por alas de cristal

envolveré mis ojos acuáticos
en fregones de viento
sojuzgaré mis brazos
fraguados de deseo
repujados con brotes de abrojo

la ternura circundada de lagos y ventisqueros
será testigo
de tantas y tantas flores disecadas
entre hojas de libros
que aún no he pergeñado

miércoles, 27 de octubre de 2010

Cordero Místico



y es un desgarro en las entrañas
o la paloma que ilumina todo el centro
o las palmas portadas con descaro por quienes
hieren el vientre del cordero
y es una fuente que mana limpia permanente
o el frufrú adivinado a ras de suelo
o la desnudez invitando a meditar a quienes
cubren con descaro sus miedos
y es el pasado admirando al futuro
o el futuro que grita sin consuelo
o el presente que agita su bolsa de monedas
desde siempre
hasta siempre
para siempre

por siempre desterrado de la fiesta del cordero 

lunes, 25 de octubre de 2010

Arañazos en el cristal



tengo que sacudir el poso de mis piernas
desgarrar ésta vuelta a la desmesura
traspuesta en llagas y flamas
podría enternecer los pelos de su corazón
si viera gotear los picos romos de tantas
tardes licuadas en obscenos pasillos a la nada
¿a quién confiar el hierro que traspasa
ese verde ya vacio?
¿en qué cuenco cabrá el temor que
perla la vuelta a miradas huecas?
Pájaros que se posan en tonsurados
olvidos de acero mimetizado
no es posible la neutralidad si eres espía de Dios 

viernes, 22 de octubre de 2010

Nuremberg




¿Qué exuda tu alma partida por el río?
¿Qué mana desde el pecho de las estatuas?
Mea culpa
Mea culpa
Mea culpa
en cada jarra de cerveza
gotas de sangre convertidas en columnas
Durero irradia realidad en cada golpe de buril
navidad desde Noviembre
sonrisas que ocultan EL CRIMEN
hablan español elegantes ancianos

Compré un sombrero para cubrir vergüenza ajena

miércoles, 20 de octubre de 2010

Festina Lente




Bautízame aunque no sea El Hijo de Dios


Con tu mirada
                                   Con tu sonrisa
                                                                       Con tus manos tiernas
                                                                                                                      Con tu fe


Haz volar sobre mi cabeza una decapitada paloma


Herrumbrosa
                                   Goteando
                                                                       Signo y señal
                                                                                                                      De nieve


Insufla en mi pecho la fuerza de la verdad vedada
No necesitaré maná para el desierto

lunes, 18 de octubre de 2010

De fractales sobreviviendo

Humilde  homenaje a Benoit Mandelbrot

Las nubes no son esferas, las montañas no son conos, los litorales no son circulares, y los ladridos no son suaves, lo mismo que los relámpagos no viajan en línea recta.
Benoit Mandelbrot

lleva una daga dentro de su abrigo
una redecilla envolviendo su pelo flauta
una mariposa adornando su mirada
lleva una orquídea prendida en su sangre
un fresco manantial refugiado en la cadera
un pergamino tachado en sus zapatos
lleva primaveras en cada gesto sostenido
yeso para las grietas que produce su risa
cinco pétalos que dialogan en griego antiguo
lleva el horizonte envuelto en el pañuelo
alfileres de diamante prendidos en la cintura
el despertar anidado en su voz
lleva las manos atadas con volúmenes cardiópatas
lleva en la frente anclado el futuro
por eso lleva tanta vida en sus bolsillos
por eso su aliento es puro fractal revoloteando

viernes, 15 de octubre de 2010

Espiral húmeda




hablas en tantas lenguas que dicen muertas
que eres una espiral con promesa como eje
mujer con sombrero revoloteando a sus pies
niña con salamandras en vez de trenzas
anciana con mirada llena de mañana
será precisa tanta agua para solidificar
la biblioteca que anidó en tu frente
como cajas de cuero vacías
con asas
manchadas
de tinta marrón y carmesí
mueren en los pasos que nos devuelven
al sabor terroso del pétalo desestructurado  

miércoles, 13 de octubre de 2010

Tiempo reventando




Llegó la hora de los aviones mariposas
con el cáliz reinventado en sus alas
del fusilamiento de los que perdieron
las uñas atravesando sonrisas
del ahogo en jardines de arena y juncos
de respirar hasta inflar los pantalones
de hinchar los árboles reventando las venas
llegó la hora del tren rosario
con su boca ya sin espuelas ni olor

Y en esa hora que anuncia cuadrados
con siete puertas y siete esquinas
con un derrumbe celeste sobre el mantel
en esa hora
me refugiaré en tantas palabras que
me hicieron suspirar

lunes, 11 de octubre de 2010

Mayo Siempre Mayo



Ya no quedan recuerdos que acariciar

quedan tan lejos

                                                                                   los amamanté con implosiones de agave

¿Dónde está el último beso y el primer suspiro?

Pasan las horas fratricidas de sí mismas
pasan los calendarios doblando el tiempo
pasan los instantes en los que estaremos
pasa el turno constante en tu ausencia absoluta

Un paso se pinta los labios de negro
otro paso lleva colgando un árbol y una toalla
luego dejas de estar para continuar gárgola
luego dejas de ser pero continuas ola
me siento en un parque con una corona de pétalos
y una cordillera de nubes cargadas de mica

                              ... se posa en mi cuello que nunca quiso doblegarse

viernes, 8 de octubre de 2010

Ella





ella jugaba a esconderse de sí misma
daba saltitos como si jugara a la comba
o como si combase el tiempo por el eje
pero siempre saludaba cortésmente
al carnicero
al peluquero
al albañil
...

ella jugaba a refugiarse en el mar
mar de tierra y montañas desgastadas
mar añorado mar tocando el arpa
mar en el bolsillo de la chaqueta
mar que olvidó en una nube o en un libro
ella jugaba a no ser quien era
encapsuló su corazón y sus trenzas
aquella tarde que fue coronada
Diosa del Amanecer

miércoles, 6 de octubre de 2010

Rezando frente al mar


Las grandes pasiones son enfermedades incurables. Lo que podría curarlas las haría verdaderamente peligrosas.
Goethe

¿No escuchas que lloro añorada gacela?
Acaso no ves colgando de mi mandíbula
un perro con su piel verde de tanto
beber agua estancada
tal vez no repares que mis ojos
se gastaron mirando la marea
perdiéndose entre lauredales de plástico
y salitre que nunca ardió
puede que mi voz se entretenga con esos leones de mar
vestidos de equinoccio que no dejan
de jugar a capturar rayos de estrellas
dormidas enanas capciosas equivocadas tremendistas
por ello mi voz divaga entre mi cuerpo y tu recuerdo
¿No escuchas como chirrían mis costillas?

Veo que cambiaste tu moto rojo aguador
por un modelo alemán
todo diseño y fiabilidad de funcionario fértil
¿Quieres sorprender a tu padre cuando cuenta
todas las ovejas que atesora
cuando alinea todas las banderas que se coloca
en la muñeca
cuando juega a ser cicatero hasta con los besos?
me dijeron que simplemente quieres ser de las primeras
en llegar a la fiesta de la primavera 
pero cuando cierro los ojos para verte
no me extraña sorprenderte acariciando una a una
las bielas que cantan algo que debió
escribir Goethe                                o Wagner
¿O es el rezo de la mujer del marinero
que Orth descubrió en una borrasca?
borrasca que embebe el vestido que nunca usas

lunes, 4 de octubre de 2010

Tanka




pasa el ciclón
viento que desordena
el jardín Zen
¿Sabia naturaleza
o fue desprotección?

viernes, 1 de octubre de 2010

Sin sombras en las olas

Oleo de Inmaculada  Manglano


¡Quema tanto el mar de noche!
tanto como la caricia perpetua
tanto como las canciones tatuadas en la frente
tanto como el crujido de la piel evocada
tanto como ese cuello que al recordarse
                        ilumina

el
campanario
 de   
una
iglesia

Siempre sonríes al palpar mis ojos
aún no comprendo
el escorzo de tu cadera
cuando se balancea en mis brazos

Ven Veamos reír el alba
arropados por hojas de palmera
nos hablarán del tiempo
donde nuestros huesos eran solamente ardor

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Llegaste



Llegaste a mí con fulgor de primavera
enredado entre los dedos de los pies

   por eso florecieron mis manos —

llegaste con esquirlas de bronce
anidando en tu voz de palmera

   recordándome tiempos de esparto y cinta roja—

llegaste con huellas de tantas noches
colgando de tus pestañas

   flores violetas enmarcando madrugadas —

llegaste con heridas abiertas
donde sólo cabe silencio

   distintos puñales para las mismas llagas —

llegaste con sabor a atún rojo
cosido a los labios aún naciendo

   todo el mar refugiado en tu boca —

llegaste con los senos ardiendo
en sarmientos y poleo

   sabores de niñez que aún vuelven a mi boca —

 llegaste con la fuerza entreverada
de quien nunca durmió bajo pedestales

   refulgía la piel como nácar tornasolado —

llegaste como las olas a la playa:
dulcemente

pero sin dejar de arrastrar la arena que eran mis ojos

lunes, 27 de septiembre de 2010

Una tarde cualquiera



De extremo a extremo juntas en un milímetro
el ancho de mi casa que es mi pecho
de olor a olor abrevias mis rodillas
en el ancho del mundo que es tu pecho

Corazón de lluvia sorprendido
con la brevedad incipiente de la cintura
ala de esperanza que grita sin sudor
en el conciso ululado de tus ojos                     

Caerá el amarillo desde el libro a las caderas
esperando ser puerta y balcón
será catarata refugiándose en las manos
que vagan desesperadas         En un estanque de fuego
el gorrión cercenará su garganta
                                  será el último violín que vuelva la cabeza sorprendido