lunes, 1 de abril de 2013

Resurrección y gloria


Inmensurable
avanza el silencio por tu espalda
atrás quedaron el agua hirviendo
y el pelo trizado
atrás quedaron los dedos floridos
atrás quedaron la nube violada por la montaña
el viento ardiendo la tribulación del apostata
no queda color en tu mirada
no queda fuerza en tus suspiros
no queda nudo en el sicomoro
hablemos ahora de la pálida espera
del dolor en la esquina de la falda
levantada de la punta de los esquejes muertos
de la gloria expiada antes de llegar
Lánguida la luna está enterrada por
<>                                                    <>
endrinos dijes que trasminan yertos 

7 comentarios:

SIL dijo...

A ese silencio le queda un solo consuelo : los versos.



Un beso, Manolo de mi corazón.



SIL

Anouna dijo...

Quedan los recuerdos, más que suficientes para una vida, y queda la vida extendida largamente para volver a sentir y expresar en un Hoy como origen.

Hay color, hay pasión, hay fuerza...el silencio es pasajera tempestad.

Abrazo
(sólo te pido, no dejes nunca de escribir)

Anouna

Rafa dijo...

A las cinco de la mañana mi radio escupe mensajes. Es un aviso, lo tengo en cuenta aunque mi costumbre sea levantarme a las siete, dos horas mas tarde. Ese intermedio entre vigilia y sueño deja visiones inconclusas,claves perentorias, cercanas, accesibles a mi mente lubricada con tantos teoremas que no desembocan en beneficio. Es tanta la intriga. Me dejo llevar, por supuesto. ¿Cual remedio me ayuda?

Rafa dijo...

Sueños. Puros y duros. ¿A quién no atribulan maneras,manías o maniobras? Un mismo Sol promete la foto envidiable bajo el monte japones. ¿Estuviste bajo la mirada de los que cumplen en silencio? Sigo nadando por el mismo afluente, helado.

Rafa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

En ese silencio frío y duro nacen flores bellas.

Un Abrazo.

Anouna Fabio dijo...

Un abrazo inmenso mi querido Manolo, gracias por dejar este espacio abierto para venir a leerte.

Con cariño
Anouna