martes, 27 de abril de 2010

Fronteras



Nadie tiene culpa que las hojas de la parra
ahora ya no cubran tu mirada quebradiza
nadie tiene culpa que la tarde caiga tornasolada
como caen los suspiros a los ríos

Mi piel ya no es frontera de mi cuerpo
acaso esas pestañas punteando cerraduras
acaso esos tobillos que cacarean geranios
acaso el vello que navega por tus brazos
acaso el esternón frontera de mis desvelos

Dejaré que mis huesos sean diapasón de tu silencio
al fin y al cabo las hormigas anidaron en tu boca
para que su reina madre
descanse en la fuerza de tus acentos milenarios

Tu cuello cauce que conduce al despertar atildado
rivaliza con esas cigüeñas cantando como metralletas
ambos hacen estirarse mis tendones
deseosos de desembocar en el delta
que se refugia entre tus caderas,
caderas que arropan
todas las notas que se escaparon de la laringe  

21 comentarios:

SIL dijo...

Hay travesias ...
que aunque sinuosas,
que aunque intrincadas,
o peligrosas,
no dejan de ser las más deseadas
tal como lo describe tu poesía,
Manolo.

Un beso grande.

SIL

Rosa María dijo...

Nadie tiene culpa de que las hojas de la parra... Me gusta cuando un poema empieza con la defensa y la mirada proyectada al infinito, pero lo que más me agrada es ver la mirada de un perro con la tranquilidad del cariño reflejando en su iris.
Un bico,
Rosa María

Te invito a pasar por mi blog:
http://poemas-rosamariamilleiro.blogspot.com/

Primavera en Otoño dijo...

Nadie tiene la culpa de que se tomen caminos peligrosos a lo mejor despues de recibir muchas cicatrices llega un hermoso llano donde la paz interior sea nuestra aliada.
Un gran placer leer su poemas.
Primavera

Cele dijo...

Francamente Manolo, me has dejado sin palabras, se sienten cobardes ante tanta belleza poetica.
Un abrazo

MORGANA dijo...

Nadie tiene la culpa de caminar por un destino no deseado.
Besos.
Morgana.

Cordelia dijo...

la piel siempre debería ser un maravilloso paisaje que recorrer despacio, en el que no tuvieran cabida las fronteras

me gustan estos poemas tuyos tan sensuales, dan alas a mi imaginación

besos

Nelson Diaz dijo...

Saludos amigo Manolo, que grato disfrutar nuevamente de su talento y genialidad, y la sensibilidad de tus versos. Un gran abrazo mi buen amigo, y mis mejores deseos para usted. Éxitos!!! : )

MiLaGroS dijo...

Muy sensual y apasionado. Un abrazo

HADALUNA dijo...

Querido Poeta, nadie tiene culpa de que la vida a veces no sea fácil...

Besitos mágicos.

Abismo dijo...

... Y la piel ya no es frontera... no, habitando dentro de uno ¡precioso!

Besos desde el abismo

Maat dijo...

Hola Manolo.
No sabes lo que me alegra estar de nuevo por los blogs disfrutando de vuestras letras.

Sigues sorprendiéndome con la fluidez de tus metáforas.

Un abrazo.

Maat

Gladys Pacheco Leiva dijo...

Bello poema nadie tiene la culpa que tu escribas tan bellas palabras
la imagen me encanta.
Cariños que estes bien.

Un Colibrí Viajero dijo...

Sublime poeta!
siempre es un honor leerte, mil cariños!"!!!

Mina dijo...

Mi querido Manolo, que intenso, eres un hechicero con tus letras, una nota tras otra que endulza mi sentir cuando te leo.

Besitos

Jose Zúñiga dijo...

Espléndido este poema, Manolo, repleto de hallazgos visuales y fonéticos. Esa frontera sutil que nos separa y al tiempo nos une no es fácil de expresar, para eso esta el poema: para decir lo inefable. Para mí, lo has dicho, Esa es la grandeza.
Abrazo

salvadorpliego dijo...

Geniales las imágenes. Muy inspiradas, definitivamente. Eso se aplaude.

Un fuerte abrazo.

cora dijo...

precioso poema y fotos, me ha encantado...

un besazo de Cora

M. Angel dijo...

Manuel, tus poesías endulzan los sentidos, haciendo volar entre tus letras.

Te sigo leyendo aun que mucho no comente

Abrazo sincero

M. Ángel

Anouna dijo...

Me gusta todo este poema, pero me gustan sobre todo los cuatro últimos versos.

Siempre bella y sensual tu mirada.

Muchos abrazos mi Poeta.

MiLaGroS dijo...

Es un poema fuerte, imponente, con presencia. Me gusta. Un abrazo

elisa...lichazul dijo...

reptar desde la espalda al cuello
y clavar allí los colmillos del deseo es una gran aventura

Felicitaciones una vez más Manolo
al imaginario seduces:=)