viernes, 23 de julio de 2010

Alamares




Miras delicadamente tu corazón sobre la mesa

piensas que era inexcusable
tanto ardor

para arrancar esa esquirla a la noche

que jamás se fundirá en el olvido


Fue necesario un suspiro en purísima embravecido

12 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

En purísima y oro. Buena faena.
Abrazo

Marinel dijo...

No entiendo de toros...
Pero entiendo de poner el corazón sobre la mesa y mirarlo detenidamente hasta hacerlo latir furioso y bravo.
Hermosos.
Besos.

SIL dijo...

-”Niño, sube a la suite dos anisettes,
que, hoy, vamos a perder los alamares”-
de purísima y oro, Manolete,
cuadra al toro, en la plaza de Linares.
;)
;D

Bravo, Poeta!! Nadie podrá resistir a ese suspiro embravecido... cierto?

Beso,

SIL

Amelia Díaz dijo...

Qué hermosa manera de entregar el corazón, poeta !!!

Besos

HARGOS dijo...

hola mi querido a migo paso a dejarte un abrazo maestro sin apenas tiempo

mariarosa dijo...

Belleza de poesía y de imágen. Felicitaciones.

Buen fin de semana.

mariarosa

Anouna dijo...

El amor no se justifica sólo se siente y se vive, lo mismo la pasión que acompaña a ese inmenso sentir. Nada se olvida, todos los momentos dan suspiros bravos que arremeten y dejan huellas; ese corazón sigue palpitando aún sobre la mesa.

Bello poema, tiene la fuerza de los toros y la unión de los alamares.

Abrazos

Poetiza dijo...

Manolo, es lindo tu sentir. Sabes, no me gustan las corridas de toros. Te dejo un beso, cuidate amigo.

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Bravo!

Un abrazo paisano

Maite

HADALUNA dijo...

Bravo Maestro Poeta, dos orejas y vuelta al ruedo, salida por la puerta grande....aunque la tauromaquia no sea lo mío.

Besitos de fin de semana.

Paloma Corrales dijo...

... y el corazón se amarra combatiente. Muy bello.

Un beso.

MiLaGroS dijo...

Oleeeeeeeeeee!!!!

Torero.

Abrazos