viernes, 17 de septiembre de 2010

Puerta del Sol



El carmesí horada el horizonte
como un lozano cirio consumiéndose
los árboles entusiasman las aceras
con sus antiguas piernas al descubierto
mi pecho es un puerto ya sin diques
dejó de ser abrigo a las seis de la tarde
la luz de una estrella fraguó en mis costillas
con forma de pirámide y laureles

Puedo detener el sol con mi mirada
no olvidé el sonido de las chirimías
pero una puerta —sin goznes ni sustento—
brilla más que la espada y el laberinto
¿Qué metal tachona esas tablas?
¿Qué artesano encastró en ella su sangre?

Vuelvo a sentir el estruendo de tambores
cuando el universo desparrama su color guardado
entre alas que nunca brotaron en tu espalda 

16 comentarios:

Poetiza dijo...

Manolo, es bello pasar por esta puerta del sol `para dejarte saludos y un beso. Me quedo perdida en tus letras. Cuidate.

Jose Zúñiga dijo...

Me ha deslumbrado la primera estrofa, tan girondiana ella.
Abrazo

anabel dijo...

Deslumbrante el sol en esa puerta, y como siempre deslumbrantes tus palabras.

Que tengas un buen fin de semana.

Un abrazo.

MiLaGroS dijo...

Yo creo que este poema se puede resumir en cinco palabras.

" Soy el rey del Mambo".

Que sigas sintiendote así con la autoestima alta . Es mi deseo.

Poema aprobado jajajajajaja

Saludos

MiLaGroS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MiLaGroS dijo...

Es broma está muy bien.

Antoñi dijo...

Las marcas inequívocas de tu ser anidan en cada arista de este poema, que hoy me sabe a sabiduría en la elección, a poder y no encontrar sentido en el empeño de hacerlo, sabiendo permanecer en lo autentico...

Como siempre un placer leerte...

*Un pequeño inciso a tu comentario en mi blog... El tiempo es un invento, que cada cual construye en su libre albedrío y otras muchas veces, como las circunstancias le permiten. Los seres humanos, bajo mi reflexión y mirando en mi interior,los veo como energía viva, y muy alterable de tal modo, que en algunos despertares de sus días, se sienten desorientados, buscándose en todo lo que le rodea y según mi experiencia, no es que no se encuentre, es más bien hallar la respuesta de hacia donde debe dirigirse en un eventual cruce de caminos, que por una vez rompe, la rutina de su vida. A veces se resuelve en le acto, o en poco tiempo y otras se vuelve complicado, puesto que somos energía individual, que que necesita expandirse siendo parte o formando parte de otras....

Gracias amigo, por estar...
Mil besos

SIL dijo...

Este poema brilla más que las espadas y los laberintos.
Tu puerta del sol es tentadora.
Dan ganas de abrirla y entrar volando, con o sin alas en la espalda.

Bellísimo, Poeta !

Beso


SIL

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Las puertas deben permanecer siempre abiertas...

un abrazo

Maite

elisa...lichazul dijo...

que significativa esa puerta
cuantos quisieran desfilar a través de ella

besitos de luz

*Luna dijo...

Hola cielo un placer leerte como siempre
un beso corazon

Liliana G. dijo...

Bellísimo, Manolo, bellísimo... cuando la metáfora se enraiza en los sentimientos del lector, es cuando el poema toma trascendencia. Y el tuyo lo ha logrado.

Besos mil.

MiLaGroS dijo...

Manolo. Como me ha gustado este poema mucho lo he estado leyendo y releyendo hasta que he conseguido entenderlo. Y la verdad es que te felicito por las cosas que dices y cómo las dices. Este es uno de tus grandes poemas. Yo no seré quien diga lo que el poema intenta esconder Es difícil encontrarte.
Pero yo creo siempre habrá una candela que recuerde al cirio extinguido.

tinta negra dijo...

siempre me voy complacida luego de haber pasado por tu blog es que tu escribes con tanto amor con tanta armonia

saludos!°

Poetiza dijo...

Que pases un lindo fin de semana Manolo. Te dejo un beso cerca de la puerta. Cuidate.

Marinel dijo...

Y eres tú quien me habla de mis metáforas?
Tú haces encaje de bolillos con ellas, hasta el punto de hacerme creer que las aceras sonríen jubilosas sintiendo las raices de los árboles en su cuerpo de hormigón.
Y esto sólo es un ejemplo de los que podría citar,pero se me antoja que siempre soy de un plasta subido.
Precioso también ese color guardado entre alas que nunca brotaron.
Bueno,todo,ya lo sabes.
Besos.