lunes, 8 de junio de 2009

Ungir


Laca cae sobre mi cabello,

intenta domar rizos juveniles

que, siempre, adornaron mi nuca

por más que cortara mechones

para hacer escapularios

en noches silenciadas y silenciosas.


Viertes mirra en mi cabeza,

abundante;

resbala hasta mis tobillos

bañando mi cuerpo en olvidados olores

que pugnan por penetrar en la piel

aliviando la certeza

de las novedosas albahacas transparentes.


Olvidamos que llueve siempre en primavera

que sudamos, temblorosos,

como si fuera ya verano

y el abono que derrite el zumo magenta

vuelve a entretener, desvaído,

al jazmín blanco que lucha con la verja

como aquel gladiador

que palpó la luz de espaldas al sol.



10 comentarios:

*Luna dijo...

Bello poema como siempre escribes con mucha ternura gracias por tus comentarios en mi blog
un beso de Luna

Sensaciones dijo...

me gusta viajar por tus letras mientras te leo...gracias..

Un beso poeta, disfruta del lunes.

hargos dijo...

cada dia nos demuestras que tus palabras guardan esa magia ,del contar , un abrazo maestro

Ana dijo...

Precioso, Manolo...
Muchos besos poeta.

Pequeños Soles de Noe dijo...

Hermoso como siempre
Que tengas un día sensacional
Un abrazo
Noe

Anabel Botella dijo...

Qué ternura has despetado en este poema. Intimista, como es habitual en ti.
Saludos desde La ventana de los sueños.

Celia dijo...

Siempre la sensibilidad y la Naturaleza, moldeadas por tus palabras, acertadas y sublimes.
Un encanto tú y tus letras.
Un abrazo

Arwen dijo...

Esos versos que solo tu puedes obsequiarnos que te salen de tu alma de poeta gracias Manolo... sublime...besitossss

Anouna dijo...

Simplemente hay momentos que quedarán por siempre en la memoria y será grato recordarlos una y otra vez. Como quizá lo fueron esos rizos rebeldes, que hubo que cortarlos por no someterse. Aveces hay muchas otras mas cosas en nuestras vidas, que vamos cortando por no doblegarse.
Tus poemas vuelven a mi, Gracias.
Abrazos miles
Anouna

hatoros dijo...

ME ENCANTA