viernes, 22 de octubre de 2010

Nuremberg




¿Qué exuda tu alma partida por el río?
¿Qué mana desde el pecho de las estatuas?
Mea culpa
Mea culpa
Mea culpa
en cada jarra de cerveza
gotas de sangre convertidas en columnas
Durero irradia realidad en cada golpe de buril
navidad desde Noviembre
sonrisas que ocultan EL CRIMEN
hablan español elegantes ancianos

Compré un sombrero para cubrir vergüenza ajena

17 comentarios:

anabel dijo...

Un "mea culpa" colectivo que es dificil tapar con sombreros. Aún así la vida sigue con ese borrón que mancha a toda la humanidad.
Magnífico poema Manolo.
Un abrazo y que tengas un buen fin de semana.

Amelia Díaz dijo...

El poema, con una forma hermosa, de columna de Bernini y con un fondo sobrecogedor, sintiendo el dolor y la vergüenza.

Tu poesía, siempre magistral e impactante, Manolo.

Besos

Susurros de Pensamientos dijo...

Tu poema me trae recuerdos de cuando estuve en Nuremberg.
Magistral!!

Un ABrazo.

cleopatra dijo...

La vergüenza ajena es terrible, la comparto y nunca pude explicarme cómo es posible que el ser humano pueda ser así, sin adjetivos posibles, porque todos quedan pequeños.

(Mi corazón, de luto, siempre...pero ante tus palabras increíbles, estoy acongojada)

Un beso enorme Manolo y un abrazo gigante.

SIL dijo...

El nombre de Nuremberg es emblemático, es un resello de horror, es un buril que ha esculpido la historia.
En esas pocas letras el monstruo cobra vida y nos recuerda lo ocurrido, que a menor o igual escala, sigue y seguirá pasando en muchos lugares de esta sangrante Tierra.

El poema es GRANDIOSO.


Beso

SIL

ana sáenz dijo...

una maravilla frente al horror que entona el mea culpa

un abrazo, manolo

elisa...lichazul dijo...

cuánto simbolísmo en cada imagen
he aquí que se cumple ese axioma
nunguna palabra ha sido escrita al azar, cada una tiene su complicidad , ninguna es inocente de su intención.

EXCELENTE!!

besitos de luz
ten un fin de semana precioso

MiLaGroS dijo...

Verguenza ajena ante una sociedad
con un mea culpa hipócrita.

Abrazos

Oréadas dijo...

No hay sombreros que oculten tanta verguenza.
Un saludo

Anouna dijo...

Me conmueve sobre todo esas "gotas de sangre convertidas en columnas" y pienso cuántas columnas habrá alrededor del mundo con esas mismas gotas de sangre?

Se agotarán los sombreros, serán necesarios muchos para cubrir la verguenza de cualquier crimen.

Es bella con la fuerza necesaria para un grito de Basta!!

Muchos besos, Anouna

Poetiza dijo...

Manolo, no hay sonrisa que oculte un crimen. Te dejo un beso, cuidate. Que disfrutes de un lindo fin de semana.

Jose Zúñiga dijo...

Es imposible sacar más partido a una fotografía. Es difícil transcender al nombre, a la imagen, como lo haces tú, y contruir un poema que es belleza y denuncia, que es horror y es esencia. Magnífico.

Norma Ruiz dijo...

Manolo:
magnifíco e impactante poema.
desnuda el horror que plasma su historia.
abrazos

Ricardo Miñana dijo...

Cuando el crimen lo oculta la hipocresía, asoma la verguenza ajena, un placer leerte.
feliz semana.

El antifaz dijo...

Cualquier sitio es bueno para cubrir la vergüenza, con sombrero o con antifaz.

Saludos.

Marinel dijo...

Un Mea culpa de grandes dimensiones ni con pamela se puede tapar...
Pero podemos sentirlo más liviano leyendo tus versos.
Un beso.

tinta negra dijo...

La culpa no individual..es grupal asi que el perdon debe ser igual!°


Saludos!°