miércoles, 27 de enero de 2010

Desvencijar




Ruedan las palabras sobre la cubierta,
cayeron los colores sobre la mesa
salpicando los bordes
de la enagua que siempre gorgotea.


Un sorbo de agua
pinta una expresión
de purísima y oro

en el centro de la tarde.



21 comentarios:

Ana dijo...

Pintas con palabras unos versos que podría haber cantado Miguel de Molina. Precioso Manolo, precioso...

Muchos besitos Poeta.

Sensaciones dijo...

tus versos han traído a mi memoria
a un ser querido...
ese sorbo de agua y su expresión...

Un besazoooo Maestro!!

Paco Alonso dijo...

Excelente forma de rodar palabras.
Tu post como un soplo de aire fresco hace más llevadero el día.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

Narci dijo...

Al ruedo las palabras, y feliz tarde de toros, aunque siempre sangrienta, siempre la sangre salpicando la arena y las sensibilidades.

Breve y bello

Besos
Narci

ana sáenz dijo...

se deslizan suaves tus versos, como sorbos de agua que colorean

un beso

Maat dijo...

Hola Manolo.

¡Qué tiempos aquellos de las enaguas...!

Siiii, ya lo sé. Yo tampoco había nacido. Jejeje

Tiene su encanto la forma en que tus palabras ruedan en los poemas que nos regalas cada día. Gracias, poeta.

Un abrazote.

Maat

Mery Larrinua dijo...

...qué versos significativos!
un abrazo

Mª JOSE dijo...

MANOLO,tus versos siempre me llevan a paraísos perdidos..muy bellos.MJ

*Luna dijo...

Preciosos versos
un beso

Marinel dijo...

Ya ves,por un momento me pareció que escuchaba un cante hondo,para engalanar un paisaje que ha llegado al alma,y que hay que vestir de palabras hechas de tela sedosa y encajes.
Y dejarlas rodar...
Hermoso.
Besos.

Jose Zúñiga dijo...

La copla te ha inspirado. Y te has ido más lejos, mucho más: a la poesía.

Lucero dijo...

como siempre hermosos versos nos regalas gracias,besitos y que tengas un buen dia.

SIL dijo...

Seguramente sobre la cubierta
rodaron las palabras
y algunas lágrimas,
mientras Buenos Aires
abría sus dulces fauces...
dulce último destino
de marzo, otoño y eternidad.


Maravillosos versos, Poeta.

Besooooo.
:)

SANDRA... dijo...

Hermoso relato Manolo siempre los disfruto mucho,que tengas una feliz tardeee y besitos para vossss..

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Bendito sorbo en el centro de la misma tarde!

Hermosos versos!

un abrazo paisano.

Maite

anabel dijo...

Casi no tengo tiempo, pero me puede el imám de tus versos, hoy con tintes de copla en la voz de Miguel de Molina.

Un abrazo, poeta.

HARGOS dijo...

me ha recordado a mi niñez mientras veia a mi abuelo beber del botijo, un abrazo fuerte maestro

Antoñi dijo...

Tu poema sabe a copla, a bata de cola y a sombrero cordobés. Son los lamentos del arte que surca los mares dejando atrás el sabor de su tierra y sus gentes. Creo que Miguel de Molina hubiera derramado lágrimas de emoción al leer tu poema

Besos, Antoñi

Anouna dijo...

Imaginar tus versos es una de las cosas que me gusta hacer, voy leyendo y trato de hacer la idea de lo que expresas, nada fácil cuando el poema tiene mil matices, y otros mil misterios.

Un sorbo de agua siempre viene bien, más aún en el centro de la tarde, y si hace calor como aca, se hace aún más apetecible.

Es grato leerte.
Anouna

Amanecer* dijo...

Recuerdos de mi niñez, de esos domingos y el tocadiscos con la música del patriarca.
Bellos versos sin duda.

Besos.

impersonem dijo...

Perfecta instantanea... y la sed fue calmada... y era tanto en eso que llaman felicidad...

Abrazos.