domingo, 11 de enero de 2009

Impotencia


Resulta duro echar de menos tus raíces, no cargar las pilas cada día, pero más dura es la sensación de impotencia que a veces es inevitable. Personalmente es una sensación que me puede, que me tira por tierra como a un muñeco de papel.

¿Impotencia por qué? Pues impotencia por no poder estar donde le corresponde a uno estar en determinados momentos.

Ayer a un tío mío, su mujer es hermana de mi madre, le dio un ictus cerebral; menudo notición para alegrar el fin de semana. Y como esa persona para mi es como un “padre”, pues así me lo ha demostrado toda su vida, a uno le entraron ganas de coger el automóvil y plantarse donde tenía que estar.

Pero la realidad, las obligaciones cotidianas, son las que son y solamente me queda el consuelo de hablar con mi familia para seguir su evolución y desear con todas mis fuerzas que salga de este susto. Dicen que si se desea mucho una cosa esta se cumple, ¡ojalá sea verdad!