miércoles, 11 de febrero de 2009

Pasión



Desatas en mi una pasión que asusta,
que arrebata la sensatez hasta extremos
imposibles de creer. Aspiras mi alma
con retazos de tus dedos, enteros arrancarían
hasta mi imprudente cordura cotidiana.


Arrebatas mis sentidos con tu piel melosa
y aterciopelada; me haces sonrojar
el juicio, irreflexiba situación de gozo,
subes por mis sentidos como néctar gozoso
hasta que renuncio a pensar y a saber.


Repites, cadenciosa, el ritual del amor
hasta verme sometido a tu rosa entreabierta
y luego te retiras para volver a empezar
acabando en un suspiro que arranca bronce
al gemir. Soñar contigo estando despierto


En ese estado de insoportable liviandad,
insoportable por deseada, indeseable por buscada,
inaguantable por pretendida, imposible por cierta,
sigues arañando mi yo más humano
y animal, ese que sólo vislumbras tú.


Pasión que despiertas en mí, que nunca
imaginé pudiera alcanzar en esta vida.

3 comentarios:

Noah dijo...

¡Vaya Manolo qué descripción de la pasión!

Me has dejado con la boca abierta...no la pierdas nunca, es un sentimiento que te lleva hasta el infinito.

Un abrazo de Noah.

Pequeños soles dijo...

Hola Manolo:
Gracias por hacerte seguidor de mi blog y decirte que entre vos y Hargos las locuras, pasiones y sensaciones que transmiten en sus escritos me hacen replantearme todo en ésta vida!
Un cariño desde San Juan, Argentina
Noe

Sil dijo...

A Romeo no se le hubieran ocurrido semejante caratata de versos llameantes !!
No he encontrado en otro blog esta impronta.
Por momento, dudo de la realidad de tu pluma y tu inspiración.
El océano que nos separa me hace incrédula.
O será pura envidia ??? de quién escribe y de quién motiva ..mmmm..

Un saludo desde el sur más sur del mundo.