jueves, 12 de febrero de 2009

Soleá de la eternidad


Yo no se cuantas vidas hay

ni se cuantas viviré

pero en todas te amaré ¡ay!


¡Sempiterno sentimiento!


Eternamente me hayáis

peregrinando hacia ti

con fervor amándote ¡ay!


¡Sempiterno sentimiento!


Tu eres un dulce oasis

perpetuo fragor henchido

yo bebo enternecido ¡ay!


¡Sempiterno sentimiento!


Infinito querer ágil

profeso yo a tu persona

inmortal será este amor ¡ay!


¡Sempiterno sentimiento,

ay yayayayay!

3 comentarios:

Pequeños soles dijo...

Manolo y vos decís que Hargos es un poeta!
No solo él, vos también transmitís gran pasión en tus escritos
Un cariño
Noe

estoy_viva dijo...

¡ay! ¡ay! pero como me gusto.
Con cariño
Mari

Sil dijo...

Hermosa quimera la de conservar el amor que sentimos cuando nos lleve la muerte.
Si poeta naciste, seguro en esa convicción transitarás por la vida.